5 ejercicios para fortaceler y activar los pies

30/11/2019

En nuestro cuerpo lo que no se usa se inhabilita. Afortunadamente, a menudo puede rehabilitarse. Si tus pies viven encerrados en unos zapatos, necesitarán algo de ejercicio.

Ejercicios para tus pies

El pie y el tobillo contienen muchos músculos pero probablemente no los entrenes. Te explicamos cinco ejercicios fáciles para activarlos.

El cuerpo es nuestro jardín, la voluntad es nuestro jardinero

William Shakespeare

En este post os vamos a dejar una serie de ejercicios para fortalecer y activar los pies. La mala noticia es que pocas veces, o nunca, dedicamos tiempo a estimularlos, así que es probable que estén algo atrofiados. La buena es que, si eres constante, y con muy poco tiempo al día, notarás enseguida la mejora. Además, son ejercicios muy sencillos que todo el mundo puede hacer en casa. No hay excusa.

Empecemos con los ejercicios para tus pies, vamos a ello:

  • Flexión y extensión de dedos: Puede hacerse en cualquier lugar y casi en cualquier momento y posición (sentado, tumbado...). Solo se necesita estar descalzo. Se trata de doblar los dedos de los pies hacia abajo (flexionarlos) todo lo que puedas. Los mantienes unos pocos segundos y después los extiendes de nuevo. Puedes hacer varias repeticiones. Fácil, sí, pero si habitualmente usas calzado inadecuado quizá te sorprenderá lo poco que puedes encoger los dedos. Si le pides a un niño pequeño que lo haga, verás la diferencia.Una variante de este ejercicio es hacer el mismo movimiento estando de pie. Se trata de intentar levantar una toalla (o una pieza de ropa) del suelo cogiéndola encogiendo los dedos del pie. No te preocupes si no puedes hacerlo. Céntrate en el ejercicio inicial y pronto podrás.

 

  • Separación de dedos: Como su nombre indica, se trata de intentar separar los dedos de los pies. Hay personas a las que les resulta muy fácil y otras que no pueden. Evidentemente, el calzado que uses habitualmente influye mucho en esa capacidad. Otra dificultad es que probablemente deberás concentrarte para que la orden del cerebro llegue ahí abajo (es la falta de costumbre). Igual que en el anterior, los niños pequeños, que aún no sufren años de calzado restrictivo, sí pueden.

 

  • Elevación de la bóveda plantar: Este ejercicio se realiza de pie y quizá necesites tener un punto donde cogerte para no perder el equilibrio. Se trata de apoyar los pies totalmente en el suelo y después levantar los dedos de los pies hacia arriba todo lo que puedas. Notarás que automáticamente la bóveda plantar (el "puente") se tensa y sube hacia arriba. Mantienes la posición unos segundos, bajas, y después repites el movimiento varias veces. Puedes hacerlo con los dos pies a la vez o alternándolos.

 

  • Elevación de talón: Es posible que para este ejercicio también necesites un punto de apoyo (por ejemplo, una pared) y se realiza de pie. El punto de partida es con los pies un poco separados y completamente apoyados en el suelo. El movimiento que debes realizar es levantar los talones todo lo que puedas (o lo que es lo mismo, ponerte de puntillas) y después volver a bajar. Debes hacer varias repeticiones. Una variante de este ejercicio para hacerlo más intenso es apoyar solamente un pie en el suelo y realizar el ejercicio con todo el peso del cuerpo en ese pie. Después cambias al otro. Si notas que puedes hacer muchas repeticiones, puedes añadir peso y/o realizar las elevaciones en un escalón, de manera que puedes aumentar el recorrido del movimiento al descender.Cabe decir que este ejercicio, además de favorecer la movilidad del pie, fortalece los gemelos.

 

  • Andar descalzo: El favorito pero, como siempre decimos, cuidado. Si no estás acostumbrado empieza en lugares controlados y que sean bastante lisos. A medida que te vayas habituando puedes pasar a caminar por terrenos más irregulares. Será en estos donde notarás una mayor activación de la musculatura y de las terminaciones nerviosas. Recuerda que los músculos necesitan tiempo y adaptación para hacerse fuertes y ten en cuenta que vas descalzo, así que mira lo que pisas. Si apoyas el pie sobre una superfície plana en la que haya, por ejemplo, una piedra, la sentirás.


Si realizas los ejercicios que te hemos comentado durante diez minutos al día y andas descalzo cuando puedas te aseguramos que en poco tiempo mejorarás la mobilidad y la fuerza de tus pies.


Sé feliz y disfruta

Si has leído, 5 ejercicios para fortalecer y activar los pies, también te puede interesar:


No lo dudes, ÚNETE al movimiento SILEXLIFE y acompáñanos en nuestro viaje.