Consejos para moverte más cuando no estás entrenando

26/12/2019

Pequeños cambios pueden dar grandes resultados. Te traemos unos sencillos consejos para que te muevas más durante el día.

Consejos para moverte más cunado no estás entrenando

No seas un pez que se muerde la cola. Deja de lado la pereza y activa tu cuerpo para sentirte mejor. Aquí tienes unos sencillos consejos para moverte más en tu día a día. 

Las dificultades dominadas son oportunidades ganadas.

Winston Churchill


Como anunciamos en el artículo anterior, en el post de hoy os vamos a dar pequeños consejos para moveros más. 

Avisamos que no hemos inventado la sopa de ajo y que podrán parecer evidentes, pero esperamos que os puedan servir de motivación para ser algo más activos. Tened en cuenta que deberéis poner de vuestra parte y aceptar ese poco de incomodidad que comentamos en el post anterior. Ya decía el filósofo estoico Epicteto que todos los asuntos tienen dos asas, y que por una son manejables y por la otra no. Con eso queremos decir que si os tomáis estos pequeños retos como un hastío será difícil que los realicéis, pero si los tomáis como una oportunidad no solo serán más llevaderos, sino que incluso tendréis ganas de afrontarlos, siendo conscientes que será una forma de mejorar la fuerza, la salud y de ser más activos.

Empezamos con los sencillos consejos que podéis hacer cuando no estéis entrenando:


- Camina más, y más rápido: Así de simple. Anda durante el día. Quizá puedas plantearte el ir andando al trabajo si no está muy lejos, o si vas en transporte público podrías bajar alguna parada antes para poder caminar algo antes de empezar. Si usas el coche, intenta no aparcar muy cerca. Es posible que haya alguna zona de fàcil aparcamiento a pocos minutos de tu lugar de trabajo y puedas hacer la última parte del trayecto andando sin perder demasiado tiempo.

La segunda parte del consejo tampoco és un tema menor. Andar rápido, aproximadamente a cinco kilómetros por hora o más, es un excelente ejercicio con muchos beneficios para la salud. Así lo publicó la universidad de Harvard que lo calificó como uno de los cinco mejores ejercicios que puede hacer todo el mundo. Además, diversos estudios relacionan mayor velocidad al caminar con mejor salud y mayor longevidad.

- Usa la bicicleta: Para distancias intermedias puedes usar la bicicleta. Los modelos plegables han mejorado mucho y el precio de algunos es bastante asequible. No solo cuidarás tu cuerpo, sino que también serás respetuoso con el medio ambiente y ahorrarás en los desplazamientos urbanos, que son donde los vehículos consumen más combustible y sufren mayor desgaste.

- Sube y baja escaleras: Otro gran ejercicio que a menudo no realizamos si tenemos a mano un ascensor o unas escaleras mecánicas. No estamos diciendo que tengas que subir veinte pisos peldaño a peldaño (aunque puedes hacerlo si eres capaz), pero deberíamos acostumbrarnos a subir, al menos, unas pocas plantas. Si trabajas o vives en un edificio muy alto no subas todos los pisos por el ascensor. En la medida de tus posibilidades sube y baja tramos por la escalera. Si tu condición física lo permite puedes subir los peldaños de dos en dos, o de tres en tres, para aumentar la exigencia.

- No estés mucho tiempo en la misma posición: Es un consejo dirigido especialmente a los que trabajáis en una oficina o a los que tenéis un empleo que invita a estar siempre en la misma postura. Si trabajas la mayor parte del tiempo sentado sería bueno estar de pie algunos ratos. Por ejemplo, puedes levantarte si hablas por teléfono o si tienes una reunión o una conversación con alguien. También existen escritorios de altura ajustable para poder trabajar con el ordenador de pie y sentado, evitando así estar todo el tiempo en la silla.
Otro truco efectivo es aprovechar los pequeños descansos para moverse. Si vas al baño puedes ir a uno que no sea el más cercano, o que esté en otra planta (subiendo y bajando por las escaleras), para ejercitar un poco las piernas y activar la circulación. Si tienes un descanso para desayunar o almorzar también puedes aprovecharlo para caminar.

- Fortalece tus manos y antebrazos: Probablemente no te haga falta si eres albañil, pero si no tienes un trabajo de ese tipo casi seguro que tendrás unas manos bastante débiles. Hay unos kits, a buen precio, con distintos utensilios para ejercitar las manos. Contienen desde la típica pinza de resistencia graduable hasta la bola de goma dura que se aprieta con la mano (muy discreta poder llevar a la oficina o a cualquier parte).La fuerza de agarre no es un tema baladí, ya que en un estudio publicado en la revista The Lancet en el año 2015 y liderado por el doctor Darryl Leong del Instituto de Investigación en Salud Poblacional de Hamilton Health Sciences y la Universidad McMas se apuntaba que las personas con menos fuerza de agarre tenían más probabilidades de muerte prematura por cualquier causa. También se llegó a la conclusión que la fuerza de agarre podría ser una prueba sencilla y económica para evaluar el riesgo que tiene un individuo de morir y de contraer enfermedades. Y aunque los investigadores admitieron que no hay evidencia para creer que aumentar la fuerza de agarre va a aumentar la esperanza de vida, estamos seguros que no la disminuirá.


- Si trabajas en casa o tienes oficina propia puedes "adaptar" ese espacio de manera que tengas a mano herramientas para ejercitarte durante pequeños descansos. Dependerá mucho de tu condición física y del espacio del que dispongas, pero puede ser desde un cajón pliométrico a una jaula de sentadillas, pasando por unas kettlebell o una barra de dominadas. Sea lo que sea, recuerda que cuando te ejercites mientras trabajas debes hacerlo con sensatez y sin exigencia. Deja los grandes esfuerzos para tus entrenamientos.


- Aprovecha el fin de semana: Bien sea para hacer un deporte específico o para seguir moviéndote (pasear en bicicleta, ir al bosque o a la montaña, jugar con tus hijos, tus sobrinos o tus nietos...).


Hasta aquí los consejos de hoy. Nos despedimos con una cita de Jules Renard que esperamos que os haga reflexionar. Decía que la pereza no es más que el hábito de descansar antes de estar cansado. Sería bueno pararnos a pensar de qué se trata antes de dejar de hacer algo.

Sé feliz y disfruta.


No lo dudes, ÚNETE al movimiento SÍLEXLIFE y acompáñanos en nuestro viaje.


Si has leído los consejos para moverte más cuando no estás entrenando, también te puede interesar: