Que la fuerza os acompañe

28/02/2020

El último de los cinco mejores ejercicios recomendados por la Universidad de Harvard es nuestro favorito, el entrenamiento de la fuerza.

Que la fuerza os acompañe

No importa la edad ni el género. Entrenar la fuerza es siempre beneficioso.

"Ser débil es una elección, del mismo modo que lo es ser fuerte"
Frank Zane



No es casualidad que finalicemos la serie de los cinco mejores ejercicios según la Universidad de Harvard con este, ya que es nuestro favorito. Se trata de los ejercicios de fuerza. 

Si recordáis, el primero de la serie que nombramos fue caminar y, salvando las distancias, tiene una característica que lo hace muy parecido a los ejercicios de fuerza: ambos son, de los cinco, los más inherentes al ser humano. 

La mujer y el hombre siempre han andado y, por supuesto, también siempre han tenido que emplear la fuerza para sobrevivir. Pero como ya comentamos en artículos anteriores, hoy en día no necesitamos caminar demasiado.

Del mismo modo, habitualmente tampoco nos hace falta emplear mucho la fuerza. Queremos dejar claro que, por supuesto, estamos muy a favor de la maquinaria y la tecnología que nos hacen la vida menos penosa, pero de ahí a no tener que usar la fuerza prácticamente para nada y, además, pensar que eso es bueno, hay un abismo. Y es un error.

Entrenar la fuerza no ha gozado, históricamente, de muy buena reputación. En parte porque a menudo se ha relacionado con el mundo del culturismo y también por la errónea creencia que entrenarla podía mermar la velocidad. Actualmente ya se sabe que trabajar los músculos es un ejercicio fundamental para tener buena salud y un magnífico complemento en cualquier deporte.

Hay que decir que ejercitar la fuerza no es solo mover pesas en el gimnasio, aunque no hay nada malo en hacerlo. Se trata simplemente de lograr la contracción muscular, ya sea con cargas o utilizando el peso del propio cuerpo.

Al contrario de lo que muchos piensan, no son solo los jóvenes los que deben entrenarla sino que son también las personas de más edad las que van a obtener grandes beneficios, siempre, evidentemente, adecuando el peso y la intensidad a la capacidad de cada uno.

Ya para finalizar, verás que tampoco hemos hecho distinción entre hombres y mujeres. Si eres de las segundas, no temas a ganar masa muscular. Una creencia muy extendida es que una mujer que ejercite sus músculos va a desarrollar un cuerpo grande y poco femenino.

Nada más lejos de la realidad. Ganar músculo (de forma natural) es ganar salud y belleza.

Por todo ello, que la fuerza os acompañe.

Sé feliz y disfruta.


No lo dudes, ÚNETE al movimiento SÍLEXLIFE y acompáñanos en nuestro viaje.


Si has leído que la fuerza os acompañe, también te puede interesar: